Terapia de Pareja

Todas las parejas atraviesan crisis, desencuentros y dificultades varias en que uno no ve al otro y el otro no le ve a uno, especialmente en zonas de conflicto.. Frente a la complejidad de llegar a acuerdos, en esa coyuntura muchas parejas abandonan o se plantean seriamente abandonar la relación que mantienen. No obstante, las crisis, los desencuentros y las dificultades relacionales que cada cual lleva consigo mismo continuarán estando ahí si no se hace algo al respecto. Algunas preguntas básicas que suelen emerger son las siguientes: ¿cómo me comunico? ¿Escucho? ¿Me hago escuchar? ¿Soy claro en lo que comunico? ¿Desde qué lugares comunico y escucho? 

Cualquier relación humana que profundiza en la vinculación con el otro necesita desarrollar la capacidad de sostener la frustración, así como la capacidad de llegar a acuerdos para evolucionar. La terapia de pareja ofrece un espacio donde aclarar la comunicación interpersonal, que suele estar confusa y en alguna medida cortocircuitada. Desde la toma de conciencia de aspectos relacionales que hasta la fecha pasaban por alto, se profundiza en el conflicto o conflictos para tratar de ir más allá de ellos, asumiendo la responsabilidad que a cada cual le corresponde. Si los miembros de la pareja han realizado algún tipo de proceso terapéutico personal, el desarrollo de la terapia sin duda resulta beneficiado: la relación de pareja no deja de ser un lugar de relación íntima donde se manifiesta lo mejor y lo peor de cada uno, las capacidades y dificultades que cada cual lleva consigo.

En otras circunstancias, hay parejas que acuden a terapia porque desean relacionarse de una forma más constructiva y nutritiva. Sobre todo en parejas de medio y largo plazo, suele observarse que por uno u otro motivo no se dedican el tiempo y la atención que merecen. Desde ahí puede suceder que uno de los miembros no se halle satisfecho con la relación que se mantiene. A partir de ahí la Terapia de Pareja es un espacio de encuentro que cumple con la función de reestructurar determinados patrones de relación establecidos. Acompañando ese proceso con la atención y el enfoque que merece. y desde la motivación personal de cada uno de los miembros de la pareja, se producen aperturas de conciencia, se transforman patrones obsoletos de relación, y se abren nuevas vías de comunicación y de relación que proporcionan mayor satisfacción.