Terapia de Sanación Psico-Somática

Si afinamos la sensibilidad y abrimos los canales sensoperceptivos en todo su potencial, no tendremos dificultad en comprobar que el ser humano es un organismo multidimensional en interacción dinámica con diferentes campos de energía complejos (no observables) que de una forma u otra le influyen. Pero ¿qué puede haber más allá de lo que vemos a nivel físico y material? Es más, ¿cómo incide el universo de lo sutil y energético (invisible) en el cuerpo, es decir, en la estructura psico-corporal? En torno a estas dos preguntas he estado orbitando a lo largo de los últimos tres años; me ocupará varios años más.

En el año 2015, las circunstancias me impulsaron hacia un proceso de apertura interna en que tomé conciencia de una nueva percepción -extrasensorial- que hasta el momento estaba cerrada en mí. Desde la inquietud y el miedo que me supusieron las sucesivas experiencias, inicié una investigación teórico-práctica que significó un antes y un después en la percepción de mi realidad personal y profesional.

El miedo, la inquietud y la curiosidad iniciales se fueron convirtiendo en necesidad de saber y de conocer. En consecuencia, decidí formarme en chamanismo ancestral y en varios trabajos energético-espirituales de diferente índole. Al cabo de los años, desde el conocimiento y la experiencia adquirida se fue plasmando el desarrollo y creación de un nuevo sistema terapéutico de cosecha propia: la Sanación Psico-Somática.

A diferencia del enfoque psicoterapéutico de la Terapia de Integración Psico-Corporal, la Sanación Psico-Somática es una terapia corporal fundamentalmente energética, que interviene en los campos de energía sutil y en las frecuencias vibracionales del cuerpo físico y etéreo, tanto en este plano, como en otros planos que están más allá de la realidad observable. Sin ser conscientes de ello, el cuerpo energético y por consiguiente todas las instancias que lo conforman (cuerpo físico, emocional, mental-cognitivo) pueden estar cargando con una serie de entidades, densidades y cargas que le afectan negativamente adoptando la forma de una variada gama de síntomas.

A lo largo de la terapia se atienden y elaboran los procesos cognitivos y emocionales que pueden emerger con el fin de tomar conciencia de ellos, situarlos en el cuerpo y hacer algo al respecto. El objetivo principal del trabajo es drenar, desobstruir, recargar, y en definitiva poner a punto la estructura psico-somática y energética que nos conforma.

La terapia de Sanación Psico-Somática tiene una duración base que oscila entre las 9 y las 15 sesiones.

Terapia individual dirigida a Adultos


Acompañamiento en casos de apertura extrasensorial

Es un hecho que cada vez más personas empiezan a sentir percepciones desconocidas. En ese despertar sensorial suelen producirse dos tipos de reacción: o bien se niega a través del miedo-pánico y se cierra a través de la racionalización para defenderse de la inestabilidad que crea o puede crear; o bien se produce una apertura -crítica- hacia esas sensaciones, que transforma la percepción de la realidad. En otras circunstancias, la persona permanece ambivalente entre esas dos aguas de apertura y cierre.

Por la cerrazón general en que vivimos hacia todo lo que no sea medible, racional y palpable, cuando se producen este tipo de vivencias y se pretenden compartir, la incomprensión del entorno y el desconocimiento por parte del sujeto acerca de lo que sucede, suele dejar a la persona en una situación realmente difícil. Hasta que no encuentra a alguien que le comprende a ese nivel y le ofrece algún tipo de referencia, el desconcierto y la confusión pueden embargar y desestabilizar la vida personal del individuo. En ese contexto por el que yo también he transitado, ofrezco orientación a través de la Terapia de Sanación Psico-Somática como base de acompañamiento.